La tolerancia a la frustración. Una clave indispensable para el éxito

Vivimos en una sociedad en la que parece que se nos exige (y que debemos exigir) respuestas inmediatas. Cualquier espera o incomodidad parece estar estigmatizada y la comodidad parece ser la cualidad a la que todo ciudadano debería aspirar, pero… ¡no te engañes! La gente que tiene verdadero éxito lo consigue porque ha desarrollado los hábitos necesarios para ello. La disciplina y la perseverancia puede que sean palabras que no nos suenen muy agradables, pero son cualidades que cualquiera puede desarrollar si se lo propone y resultan esenciales para conseguir los objetivos y metas que pueden hacernos disfrutar de una vida más plena y feliz.
En los años 60, el psicólogo Walter Mischel, realizó un experimento en el cual llevó a varios niños, de forma individual, a una sala donde había una golosina y les daba la instrucción de que si resistían la tentación durante quince minutos, pasado este tiempo podrían comerse dos golosinas. Hubo algunos niños que se comieron la golosina antes del tiempo estimado, mientras que otros aguantaron los quince minutos y obtuvieron su recompensa. Este estudio se basa en comprobar cómo tener una baja tolerancia a la frustración puede impedirnos disfrutar de una recompensa que debemos postergar en el tiempo.

A continuación compartimos un vídeo de este test.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
LinkedIn
Instagram